Archivo mensual: octubre 2012

Etiqueta

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

1)- Limpieza personal.

Procurar cuidar la higiene personal, llevar la ropa de práctica limpia y lavarse los pies antes de entrar en el tatami en caso de que sea necesario.

Mantener las uñas de manos y pies cortas.

Quitarse, cadenas, anillos, pendientes, pearcings y cualquier otro elemento

que pueda causar heridas en nosotros o en un compañero.

En definitiva, se trata de presentarse a clase limpio y en condiciones.

2)- Limpieza de la sala.

Es responsabilidad de todos que el tatami esté limpio y en condiciones para practicar.

Tradicionalmente, son siempre los alumnos los que limpian el tatami

3)- Saludos.

Se saluda en seiza (sentados de rodillas) hacia el kamiza (pared en la que se encuentre el retrato del fundador) al entrar en la sala y después hacia los compañeros que se puedan encontrar dentro y que han llegado antes que nosotros.

Si la clase no ha empezado aún, calentar en silencio sin molestar al resto de

compañeros, si lo preferimos podemos sentarnos y meditar, también podemos charlar entre nosotros, no pasa nada siempre y cuando el tono de voz no moleste a los que están haciendo otra cosa.

Unos minutos antes de la hora de inicio ya nos colocamos todos en fila y guardamos silencio y esperamos a que sensei empiece la ceremonia de saludo.

Si hay gente en la sala, tratar de que nuestra presencia no resulte molesta, si queremos practicar algo de aikido antes de clase podemos hacerlo, incluso con algún compañero pero siempre de manera discreta, sin gritos, carcajadas ni ruido innecesario.

 

Es preferible que hagamos cosas relacionadas con el aikido, al fin y al cabo es una preparación para la clase, mejor que ya pensemos en el aikido con el cuerpo y con la mente.

Saludamos en seiza porque además de ser la costumbre en Japón, nos obliga a dedicar unos segundos para hacerlo, hemos de tomar la molestia de sentarnos y volvernos a levantar, de este modo es un poco mas difícil que convirtamos el saludo en un. Saludamos también a los compañeros que han llegado antes que nosotros porque seguramente ellos ya se han encargado de la limpieza del tatami y es como un gesto de disculpa por no haber llegado antes y haber colaborado.

Tradicionalmente, sensei solo saluda al kamiza al entrar, no tiene por qué saludar a los alumnos que han llegado antes porque se supone que sensei no tiene que limpiar, de todas formas, eso es decisión de cada instructor.

Al salir de clase se saluda igualmente al kamiza como agradecimiento al hecho de haber podido practicar en un espacio en condiciones sin que hayamos tenido ningún accidente.

No hace falta saludar a los compañeros que permanecen en el tatami doblando el hakama, aunque en Japón, si existe la costumbre de disculparse con los mas veteranos en el vestuario por marcharse antes que ellos.

Durante la clase:

4)- Meditación

Antes de saludar, dedicamos unos instantes a la meditación (mokuso).

Sentados de rodillas, chequeamos todo nuestro cuerpo tratando de localizar las tensiones y vamos corrigiendo nuestra postura para relajarlas.

Respiramos por la nariz y empujamos con el diafragma hacia abajo en cada inspiración, de modo que se nos hinche el vientre, contraemos al expirar tratando de expulsar el máximo en cada exalación.

Esta respiración se hace sin ruido y sin forzar, rápidamente hemos de sentir como un cosquilleo por todo el cuerpo, especialmente en brazos y manos …significa que nos empezamos a relajar.

Es difícil relajar el cuerpo si la mente no lo está, de modo, que emplearemos el viejo método de los 3 sonidos para concentrarnos.

Consiste en dirigir la atención a los sonidos de fuera de la sala, seguidamente los de dentro de la sala y finalmente los de nuestro interior, cuando conseguimos tener conciencia de los 3 sonidos

Una vez empieza la ceremonia de saludo, hacemos lo mismo que haga el compañero de nuestra derecha, esperamos siempre a que él se incline y nos levantamos cuando él lo haga, por eso, es importante sentarse en orden de grado y antigüedad.

5)- Actitud.

En Japón, el grupo siempre va por delante del individuo, forma parte de su cultura.

En clase, todos estamos trabajando unos con otros, siempre cambiamos de compañero para los ejercicios y el 90% de la clase la hacemos tocando a alguien. Por eso, es tan importante la buena disposición y el entusiasmo, porque se contagia. También se contagia lo contrario, si un día venimos a clase sin ganas, cansados y de mal humor, no seremos el compañero ideal de práctica precisamente. Si el resto de compañeros estan bien, nos contagiarán su positividad y seguramente terminaremos la clase con otra cara muy distinta.

Estamos todos unidos por conexiones invisibles que se hacen muy evidentes en una clase de Aikido, por eso, es deseable que cada uno aporte lo mejor que tiene al grupo, es en beneficio de todos y por encima de todo, en beneficio nuestro.

No debemos enfocar nuestra experiencia como algo estrictamente individual, no venimos a clase para que un instructor a sueldo nos enseñe y para tener a unos compañeros que hagan lo que nosotros queremos. Es conveniente recordar que la enseñanza no se compra, lo que estan pagando con la cuota es el mantenimiento del gimnasio y el tiempo del instructor, nunca la enseñanza. Lo que se os está enseñando es resultado de años de práctica, de experiencias personales y de mucho trabajo, eso no se adquiere con una cuota (el dinero se puede devolver, lo aprendido no). El Aikido no se puede aprender como un conocimiento académico, el Aikido se “transmite”, existen unas bases técnicas, pero, por encima de todo, el Aikido es una experiencia. La transmisión es en todas direcciones, sensei hacia los alumnos, los alumnos entre ellos y también los alumnos hacia sensei, si alguno de estos canales se corta, el ambiente en clase se resentirá y todos saldremos perjudicados, por lo tanto, es responsabilidad de todos hacer que las cosas funcionen, todos aportamos lo que podemos y por eso hemos de esforzarnos en dejar nuestra negatividad en el “mokuso” antes de clase y empezar limpios mental y físicamente por respeto y agradecimiento a todos los demás.

Igualmente importante es la asistencia a clase, es una muestra de compromiso con el grupo y realmente, se hecha en falta cada vez que un alumno no puede venir, si alguien falta mucho a clase, no sigue el curso como los demás, no está al tanto de lo que se está trabajando en cada etapa y cuando viene a clase se encuentra despistado, los compañeros y sensei han de hacer un esfuerzo extra con él. Por supuesto, eso puede ocurrir, cada uno tiene su vida y sus prioridades, lo que pasa es que con el tiempo te das cuenta que el Aikido requiere compromiso, uno llega a ser diestro en un oficio cuando después de unos estudios de base, se dedica a trabajar 40 horas a la semana, la rutina hace el resto y con los años, la pericia llega a ser extraordinaria. ¿Cuántas horas dedicamos nosotros al Aikido? ¿3, 4?, no pensemos entonces que el Aikido es difícil, pensemos mejor que no practicamos lo suficiente.

Al finalizar la clase:

Después del saludo general, aquellos que visten el hakama (pantalón tradicional) lo doblan cuidadosamente sobre el mismo tatami, el resto pueden salir o si lo prefieren pueden seguir en la sala para repasar alguna técnica, por sentido común, se debe hacer en silencio y siempre que el horario del gimnasio lo permita.

Esos minutos que tardamos en doblar el hakama son para interiorizar lo hecho en clase, son instantes de recogimiento y por eso no deben convertirse en una explosión de júbilo ni nada parecido, aunque la clase ha terminado, seguimos estando en el dojo y nuestro comportamiento no ha ser diferente que durante la clase. Saludamos al kamiza antes de salir y una vez fuera ya podemos charlar tranquilamente aunque, personalmente, opino que en un espacio público como es el vestuario, el metro o un supermercado, nuestro comportamiento debería ser igual de respetuoso con los demás como lo es en el dojo.

Resumen:

1)- Limpieza personal.

2)- Limpieza de la sala.

3)- Saludar antes de entrar y al salir.

4)- Colocarse en orden de grado, el de mayor grado siempre empieza la técnica y contesta al saludo del de menor grado. Si el grado es el mismo se establece la jerarquía por el siguiente orden: fecha de obtención del grado fecha de ingreso en el dojo antigüedad como practicante (incluye otros dojos).

5)- No corregir nunca a alguien de más grado, si se quiere ayudar a un compañero hacerlo con breves indicaciones y si no es suficiente solicitar la ayuda de sensei, nunca levantando la mano o chistando, acercarse a él y esperar a que esté disponible.

6)- En caso de llegar tarde, no entrar hasta recibir el permiso de sensei, nunca llamar su atención levantando la mano. Si sensei está hablando o en mitad de una corrección salir de la sala o sentarse en seiza y esperar a que termine.

7)- Si sensei llega tarde a clase, el alumno de mas grado empieza a dirigir el calentamiento y porteriormente la clase, cuando sensei aparece por la puerta, el que dirige la clase la detiene inmediatamente y espera instrucciones con todos los alumnos en fila para saludar a sensei.

8)- Nunca colocar objetos en el kamiza, las armas deben estar en el shimoza (la pared frente al kamiza), en caso de que por espacio, se coloque alguna en las paredes laterales, el arma nunca debe apuntar hacia el kamiza, el filo de la espada estará dirigido hacia la pared.

9)- Al sentarse en clase, nunca apoyarse en la pared ni estirar las piernas. Si estamos de pié, las manos siempre han de permanecer a la vista, nunca brazos cruzados o en jarra, tampoco las manos detrás de la espalda.

10)- Si hemos de salir de clase por cualquier motivo, pedir permiso a sensei y no entrar de nuevo hasta que nos lo indique.

11)- Al final de clase, tomarse unos minutos para relajar e interiorizar lo aprendido, en caso de vestir el hakama, se usa ese tiempo para doblarlo cuidadosamente y en silencio.

12)- Trata a los demás como te gustaría ser tratado.

Categorías: Videos | Deja un comentario

いつしよに にほんへ いきませんか vamos a japón?

Categorías: Videos | Deja un comentario

Clase de danes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Categorías: Fotos | Etiquetas: | Deja un comentario

12 Octubre del 2008 visitaba el Honbu Dojo

El Aikikai Honbu Dojo es el dojo central se encuentra en Tokio y fue fundado por Morihei Ueshiba en 1931, como lugar para la enseñanza del arte marcial.
Originalmente se llamaba Kobukan Dōjō y se ubicaba en el distrito de Ushigome en Shinjuku, era de un solo piso y estaba hecho de madera. Tras la Segunda Guerra Mundial, el aikido se volvió popular y se planteó el construir una estructura más moderna. En 1967 fue derribada la estructura de madera y el actual Honbu Dojo fue completado el 15 de diciembre e inaugurado el 12 de enero de 1968, en el mismo lugar. La actual estructura tiene cinco pisos y tres salas de practica totalizando un area de 250 tatamis.
El dojo está dirigido por Moriteru Ueshiba, tercer doshu de Aikido, existen varios instructores de alto grado shihan.

Categorías: Fotos | Deja un comentario

IAF. National Olympics Memorial Youth Center, Tokyo. Demostración más de 32 países.

Categorías: Videos | Deja un comentario

Dirigir la fuerza del atacante

Categorías: Videos | Etiquetas: | Deja un comentario

Donde estamos

Aikido Shido Dojo se encuentra en el partido de Tigre apenas a unas cuadras de la Estación de Tigre. Cnel. Morales 1469 entre las calles M. de Oca y Albarellos. Los invitamos  a conocer este arte marcial.
Mail: aikidoshido@gmail.com
Tel: 15 6960 7771
Sergio

 

 

Categorías: Shido Dojo | Etiquetas: | Deja un comentario

Ibaraki Iwama Japon

Categorías: Fotos | Etiquetas: | Deja un comentario

Morihei Ueshiba y el Aikido

Categorías: Videos | Etiquetas: | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.